Lifestyle Maquillaje

La boda de Meghan y Harry

Space NK UK

Parece que no somos pocos los que hoy hemos seguido con atención la boda del año… Sin embargo, aunque se ha hablado mucho del vestido de la novia (maravilloso y sencillísimo Givenchy), del enorme velo de tul de seda con la representación bordada de la flora distintiva de los 53 países de la Commonwealth, o de la tiara de filigrana de la reina Mary de Teck que eligió Meghan para la ocasión, poco se ha dicho sobre su look de maquillaje.

En un principio yo esperaba que para un día tan especial recurriese a algún/a maquillador/a top, pero según leí hace días, quería maquillarse ella misma con ayuda de su amigo Daniel Martin, make up artist y embajador de marca de Dior. Según ha comentado ella en entrevistas, no es una persona a la que le gusten los maquillajes demasiado elaborados, sino que más bien trata de buscar el efecto de buena cara/rostro saludable a través de rutinas sencillas y efectivas y una alimentación sana.

Su maquillaje, como se puede observar en los primeros planos, es de lo más sencillo, muy en su linea habitual. Me ha gustado mucho que no haya tratado de camuflar sus pecas y lunares con una base de maquillaje extremadamente cubriente, ya que es un error que muchas solemos cometer cuando tenemos algún evento importante y queremos estar perfectas, consiguiendo así un resultado bastante artificial. Según se comenta, la base que utiliza Meghan habitualmente es la Luminous Silk Foundation de Armani.

 

 

En las imágenes no se aprecia que lleve un color evidente en las mejillas, sino que ha recurrido más bien a unos polvos bronceadores en tono suave o a un colorete ligeramente tostado. Un efecto muy parecido se puede conseguir con la paleta Filmstar Bronze & Glow de Charlotte Tilbury.

 

 

¿Habrá usado también el Touch Eclat de YSL para iluminar algunos puntos del rostro? Según ha comentado en varias ocasiones, es una fiel enamorada de este producto (aja, ¿y quien no?), ya que da un efecto de buena cara instantáneo aunque hayas pasado la noche sin dormir. Otro de sus productos estrella es el iluminador en crema Magic Luminizer de RMS Beauty. Se trata de un iluminador cremoso en tono champagne que deja un efecto sutil y sofisticado al aplicarlo en el rostro. Ya hace tiempo que lo tengo fichado y creo que en mi próximo pedido a Cultbeauty caerá…

Se comenta que el labial elegido para la ocasión es uno de los favoritos habituales de Meghan, el Very Victoria de Charlotte Tilbury. Yo no estoy muy convencida porque en las fotos dependiendo de la iluminación se ve bastante rosado, pero tampoco lo descartaría totalmente.

En los ojos lleva un delineado marrón oscuro y un ahumado en la misma gama de tonos. No es una de mis opciones favoritas para una boda, pero hay que reconocer que a ella le sienta bien. Además, es que si no fuera porque ha decidido resaltar la mirada con el combo ahumado + máscara de pestañas potente, igual parecería que iba con la cara lavada…

 

 

En esta imagen podemos ver mejor el ahumado y también su manicura. En Harper’s Bazaar  han publicado un artículo en el que hablan de la manicura de la Duchess. Aparentemente, parece que el tono que Meghan eligió para llevar en sus uñas el día de su boda podría ser el que ha sido el favorito de la Reina durante más de 30 años: Ballet Slippers de Essie, un rosa pálido y opaco.

La realeza británica no tiene permitido lucir manicuras de colores extravagantes, por lo que siempre han de llevar las uñas aseadas, cortas y sin esmaltar o esmaltadas en tonos nude. Yo me moriría del aburrimiento, vaya, aunque igual por el guapo de Harry podría haberme sacrificado, jiji.

En cuanto al peinado, sabemos que el peluquero elegido para la ocasión ha sido Serge Normant, creador de la marca homónima que tiene productos tan buenos como la mascarilla reparadora Meta Morphosis o el champú Meta Silk. Lástima que haya dejado de venderse en SpaceNK… Pero volvamos a lo que importa: el peinado de Meghan, que ha sido un moño bajo con la raya marcada en el medio y adornado con la majestuosa tiara de platino y diamantes de la reina Mary de Teck (bisabuela del príncipe Harry), que no se lucía en público desde 1953.

¿Qué opináis sobre el look de Meghan para el día de su boda?¿Os ha gustado?

2 Comments

  1. Chim

    19 mayo, 2018 at 10:04 pm

    Me ha encantado el look de maquillaje y el vestido. Era ella, no iba disfrazada, y ese es el error en que caen muchas novias, maquillarse o peinarse como nunca lo han hecho, van guapas, pero no se las reconoce.

    De Megan me ha gustado mucho el vestido, como iba maquillada y el peinado también. Lo único mejorable, bajo mi punto de vista, era el peinado. Al poquito de llegar a la iglesia ya se le veían mechones sueltos. Tal vez al buscar naturalidad, ha fallado un poco la duración del peinado.

    Pero genial. Hacía tiempo que no veía a una boda tan bonita y una novia tan guapa.

  2. Ama

    21 mayo, 2018 at 5:13 pm

    Me ha encantado, creo que para las novias los looks naturales con piel luminosa es la mejor opción. En los ojos podría haber ido mucho más natural pero hay que admitir que con esos ojos tan bonitos, el delineado marron ha sido todo un acierto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.